Seguro que muchos de vosotros ya habéis oído hablar de las tiendas pop-up, para los que sea la primera vez intentaré conceptualizar la idea. La esencia de un evento pop-up se podría comprimir en una frase sencilla como esta:

“Si parpadeas te lo pierdes”

La salida de las carreras, la cuenta atrás de una misión espacial, la mejor canción de un concierto, … son momentos en los que se acumula la tensión, se concentra la adrenalina, la experiencia y las emociones te hacen vibrar. Ese el tiempo experiencial a escala que dura un evento pop-up, impulsando acontecimientos que nos hagan vivir algo diferente.

Es fundamentalmente una oportunidad, un contacto directo y cercano con las marcas, sus productos o servicios, y lo más inquietante de todo es que desconocemos si se volverá a repetir algo parecido alguna vez en la vida. Una definición más técnica de pop-up store sería aquellas tiendas temporales que cambian de manera constante su surtido, incluso entre diferentes categorías.

Un espacio comercial temporal, que aparece y desaparece. Es marketing experiencial a través del cual las empresas pueden probar nuevas opciones y fidelizar a sus clientes.

Otras denominaciones de Pop-up store: pop-up shop, tiendas fugaces, pop-up retail, temporary store, comercialización flash o tiendas superefímeras.

Los objetivos para los que podemos recurrir a este tipo de recursos dentro de nuestra campaña de marketing son múltiples, y sus beneficios casi infinitos pero alguna pega tiene que tener todo esto o cada dos pasos que diésemos por la ciudad e inclusos por la montaña, – ¡sí, también emergen pop-ups en el campo! -, nos chocaríamos con una tienda fugaz. Y esto no pasa, ¿por qué? Os voy a contar los entresijos de montar una tienda pop-up.

Los objetivos para montar una Pop-Up tienen finalidades de distinto tipo, aunque todas muy valiosas.

  • Branding y visibilidad
  • Promociones y ofertas
  • Outlet temporal
  • Lanzamiento de un nuevo producto/servicio
  • Liquidación de stock
  • Reunión de marcas en formato market place
  • Buzz mediático
  • Tienda online con presencia física
  • Tienda o ideas en prueba piloto
  • Tienda itinerante
  • Evento o Exposición

 

¿Cómo se monta una tienda pop-up?

Tenemos que empezar por elegir un sitio, la ubicación es importante, cómo lo vamos a decorar, que elementos vamos a añadir, personal, campaña de promoción, almacén, conexión a internet, licencias, seguros, sistema de alarma, sistema de cobro TPV, audio, iluminación, la parte experiencial, fotografía, vídeo, redes sociales, informe de resultados… es una lista interminable.

El problema es que montar una pop-up no es nada sencillo, el trabajo, el tiempo y el presupuesto que hay que invertir hace que se te quiten las ganas. Todos los elementos se disparan.

¿Qué queremos hacer por ti en nuestra tienda Pop-Up de Aribarca?

Hemos creado un espacio Pop-up con todo preparado para que aquellos negocios con alma que quieran dar un impulso a su estrategia de marketing puedan hacerlo, que puedan ejecutar sus ideas de una forma fácil y sencilla.

¡Atrévete a hacer algo diferente!

Consulta todo lo que te ofrecemos en nuestra página de Servicios